A UN AÑO DE SU PRIMER VOTO ¿QUÉ LEGADO LE DEJAMOS A NUESTROS HIJOS?

La última vez que fui a votar, con ganas y entusiasmo pensando que una nueva Argentina podía ser posible, llevaba en mis brazos a mi hijita Florencia y en ese momento depositaba el futuro de ella en ese pedazo de papel. Al día de hoy sigo recordando lo que sobrevino hasta irme del país durante más de cinco años. El año próximo Florencia Pamela, como millones de jóvenes, irá por primera vez a votar y tendrá en sus manos la posibilidad de elegir al nuevo presidente de la república y hoy a un año de este acontecimiento histórico me pregunto como papá qué futuro le depara a ella como profesional, ama de casa o ciudadana de las próximas décadas.
No estoy preocupado por saber que lista y que candidatos se presentarán como opciones válidas, ya que nombre más o menos, las propuestas van a versar sobre los temas que más nos preocupan hoy a los argentinos. Nos vamos a cansar de escuchar las fórmulas de cómo aplacar o bajar la inflación, como reducir los impuestos, como generar más trabajo y cómo contrarrestar la inseguridad.
Ahora ¿son realmente los temas que nos preocupan a los padres?. Por un lado pienso en mí y tomo la bandera de cientos y miles de padres que queremos mejores horizontes para nuestros hijos que los que tuvimos nosotros hasta hoy.
Es válido hablar de tantos temas sin replantearnos qué clase de ciudadanos requiere nuestra Argentina para los próximos 50 años. Alguna vez nos preguntamos cómo queremos que sea la Nación que van a heredar nuestros hijos siendo ellos los protagonistas principales.
Mejor hablar de ciertas cosas
Abarcar la problemática de nuestra realidad cotidiana sin profundizar en los generadores de los síntomas es igual al médico que decide operar a una persona del corazón solamente porque tuvo un fuerte dolor en el pecho. Lo que vemos y se evidencia en nuestra sociedad como factores preocupantes tiene raíces más enquistadas que vanos paliativos. Es como que ante cualquier dolor o molestia uno tome analgésicos y un día el corazón se detuvo por una arteria tapada y nos preguntamos ¿ porque pasó eso ?.
Entonces escuchar que vamos a poner más policías y patrulleros para contrarrestar a “los malos de la película” que se denominan delincuentes, sin indagar el ¿ porqué ?, sin saber donde estuvo la madre o el padre de ese jóven cuando se sentía solo, abandonado, desprotegido y peor tal vez muchos de ellos van a entrar y salir de una cárcel sin reinsertarse en una sociedad que afuera de las rejas sigue siendo una jungla. Ahora alguien indagó qué sueños tenía y que pasó en su vida para que tome esas opciones, alguien trabajó en liberarlo de las rejas emocionales que lo tienen apresado desde su interior y dentro y fuera de ese lugar seguirá sintiendose de la misma manera.
Tenemos, de acuerdo a los datos oficiales, los niveles de educación más altos de los últimos años. Nunca hubo tantos profesionales por metro cuadrado en una Argentina donde sobran los talentos culturales, deportivos, científicos y seguirán generándose, ya que día a día veo más amas de casa de veinte, treinta, cuarenta y más que están terminando sus estudios secundarios y se inscriben en las universidades para ir por más…lo cual es grandioso.
Ahora los datos también indican que se están generando profesionales para una era que ya se terminó. Porque la mayoría de estos personas va con la vieja premisa de sacarse las mejores notas y esforzarse por obtener los mejores empleos..pero ya no ocurre eso en un mundo globalizado que requiere de cada vez menos empleados y mas servidores independientes con mentalidad empresarial.
Y vaya paradoja que el Conourbano bonaerense y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por decir el casco económico más poderoso del país, sólo porcentajes mínimos de su población activa se dedique a buscar y poner en marcha nuevos emprendimientos.
Que el proyecto educativo de nuestro país siga midiendo los rendimientos por el nivel cognositivo y difícilmente un nuevo profesional tenga la coraza suficiente para resistir a los embates de la frustración y la capacidad de lidiar con un escenario cada día más despiadado y competitivo. Somos un país de las eternas rivalidades y siempre estamos hablando de ser de un bando o del otro y esto lo llevamos a todos los ámbitos del cual el laboral no se escapa.
¿ Donde se les habla a los alumnos de todos los niveles educativos de su capacidad intrínseca de soñar, de elaborar sus propios proyectos y que el único límite que tenemos está en los sueños que modeles, creas y estés dispuesto a hacerlos realidad ?. Como decía Walt Disney “Si puedes soñarlo, puedes lograrlo”.
La familia era para la señorita Baty, mi maestra de primero y segundo grado “la unidad básica de funcionamiento de una sociedad” y lo más grave es que lo sigue siendo aunque sus enseñanzas luego reafirmadas en las clases de catequesis o la escuelita dominical hoy parezcan de la era de piedra, ya que la disfuncionalidad familiar es un síntoma endémico de nuestra realidad.
Quien se encarga de enseñarles a los niños de hoy las responsablidades de ser padres a edades cada vez más precoces. Quien trabajó la autoestima de los padres, incapaces de afrontar sus roles ya que crecen a la par de sus hijos y no tienen respuesta a los interrogantes que los mismos les formulan. Donde se aprende de qué manera se forjan lazos fuertes de lealtad y respeto, como diría la escritora Pilar Sordó, si los padres no saben de límites sanos y se quejan de que los adolescentes no se comunican cuando viven en familias donde a nadie le importa que piensa, siente y opina el otro, sobre todos los hijos.
Cuanto falta hablar de educarnos y educar a las generaciones venideras sobre inteligencia emocional, baste leer los escritos de Daniel Goleman, y de educación financiera, como lo propone Robert Kiyosaki y otros tantos autores de negocios y finanzas,
Como Moisés VEMOS la Tierra Prometida
Haber salido de nuestro país por algunos años y observar como viven nuestros vecinos limítrofes, me dió la certeza que Argentina es la Tierra Prometida que Dios le mostró a Moisés, ya que ella fluye leche y miel según los relatos bíblicos. Tenemos los climas más variados, las tierras más fértiles, una biodiversidad digna del planeta, recursos para alimentar a toda la población, hasta contamos con una de las siete maravillas del mundo. Pero lo más importante es que tenemos más de cuarenta millones de argentinos que esperamos que como Lázaro, nuestra Argentina “se levante y ande”.
Entonces señores candidatos requerimos una nueva dirigencia que sea más humana y vea que hay problemas que tenemos que sentarnos y tratarlos entre “todos y todas”, como diría nuestra presidenta. Seguramente nos llevará tiempo y mucho trabajo, pero no importa lo que haya que hacer, es necesario que nos pongamos en marcha, aunque al igual que Moisés, no lo vea pero sepa que Florencia Pamela, como todos sus contemporáneos y las generaciones venideras disfrutarán de una vida de abundancia en todos los ámbitos en esta nueva Argentina.

Diego Javier Martínez
MOTIVADOR Y ENTRENADOR

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s